El calor deja a las tiendas de Málaga sin stock de equipos de aire acondicionado

El calor deja a las tiendas de Málaga sin stock de equipos de aire acondicionado . SUR.es 2015-08-07 10-55-06   «Por no haber, no hay ni ventiladores en los chinos». El comentario jocoso es de Javier Luque, un malagueño que como otros muchos ha vivido en primera persona una situación cuanto menos llamativa: según ha podido comprobar este periódico, a raíz de las quejas de varios ciudadanos, durante el mes de julio se ha producido una situación de desabastecimiento general de equipos de climatización en toda la provincia. Sólo algunos centros comerciales han podido mantener el tipo, frente a la mayoría de las tiendas locales, que no podían atender las demandas de los clientes: no han quedado ni equipos de aire acondicionado, ni ventiladores, ni otro tipo de aparatos portátiles. La razón principal, por supuesto, el calor, que ha marcado registros históricos. Pero también la falta de previsión de los comerciantes, que no preveían este boom, después de varios años de baja demanda; y la mejora de la situación económica, que ha hecho que los clientes pierdan el miedo a hacer una inversión que ronda los mil euros. Santiago Lucas, director de Establecimientos Juan Lucas, ilustra esta realidad: las ventas se han multiplicado por ocho respecto al verano pasado, y «se ha roto el stock» (hay desabastecimiento) en máquinas de 700 euros para abajo. Sólo quedaron las de gama alta, mucho más caras. «Años atrás no hacía tanto calor y ni los proveedores ni las tiendas esperábamos un verano tan bueno; nos ha pillado con el pie cambiado». Tanto es así que su empresa, que suministra a 200 tiendas de la Costa del Sol, han tenido que entregar los pedidos «con cuentagotas» durante las dos últimas semanas. Entre sus tiendas propias y el almacén mayorista han puesto en el mercado en un solo mes unos 1.600 aparatos. «Ha sido un julio histórico de ventas», reconoce el empresario. Los ventiladores y los equipos portátiles fueron los primeros en acabarse y ya se están recibiendo partidas de varias fábricas. Al tiempo, Santiago Lucas espera que en los próximos días de agosto empezarán a entrar nuevos equipos de climatización y el abastecimiento quedará normalizado. Eso sí: los productos nuevos vienen ya con una subida de entre el 5 y el 10% del precio, porque los fabricantes han percibido el aumento de la demanda. «De las primeras marcas no hay nada, ni nos mandan los fabricantes ni los importadores, por lo que tampoco se pueden hacer montajes», corrobora José Gómez, uno de los responsables de Servitec Climatización, una de las empresas con más trayectoria del sector (se fundó en 1980). «Conseguir una máquina es muy complicado, salvo en las grandes cadenas», añade, y también escasea el material, las piezas y los accesorios. «Además del calor que ha hecho, hemos pasado muchos años de crisis, de ajuste de la clase media, que ha pasado de estar asustada a salir a comprar». En su caso, han tenido que contratar a tres instaladores más para atender la demanda. Y coincide en que lo más demandado han sido equipos de entre 700 y 1.000 euros. En cambio, asegura que no han subido los precios de las instalaciones. «Si alguien entra en la tienda y pide un equipo de aire acondicionado tengo que llamar, ver qué queda y ofrecerla, no se puede elegir. Incluso las máquinas más caras se venden, la gente se mete de cabeza, hace mucho calor», comenta Ana Rosillo, empleada de Diprofont clima. En julio los proveedores se quedaron sin stock en toda Málaga. La semana pasada había que hacer las reservas al momento para poder pillarlas. Incluso los portátiles, que antes la gente no los quería, este año se los han llevado. Ha sido exagerado». Como los anteriores, coincide en que al calor se ha unido la mejora de la capacidad de gasto de los ciudadanos, después de tres años con el mercado muy parado. Este efecto también se ha dejado notar en otras actividades, como los mantenimientos y las recargas de gases, que también se han incrementado sustancialmente en estas fechas. En este caso, conviene recordar que el canon por el empleo de estos materiales ha encarecido sustancialmente estos trabajos, con un coste que ronda los 100 euros. De este escenario general solo se han escapado algunas grandes superficies. En el caso de El Corte Inglés, un portavoz asegura que en todo momento han tenido productos para ofrecer, y sólo se han producido algunas carencias puntuales, de alguna marca en concreto. «En julio había fechas en las que se tardaba más tiempo en instalar, pero ya no hay problema», comentaron estas fuentes, que reconocieron que las ventas han crecido sustancialmente, del orden del 35% mas ventas que el año pasado. Eso sí: hay que esperar para hacer los montajes porque faltan instaladores.   Fuente: Diario Sur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *